fbpx

Sesiones de fotos para embarazadas

Sesiones de Fotos para Embarazadas

¿POR QUÉ DEBERÍA HACERME UNA SESIÓN DE FOTOS DE EMBARAZO?

Si has llegado aquí, probablemente te acabas de enterar de que estás embarazada (o no, quizás lo sabes ya desde hace tiempo). Por lo general, en cuanto se enteran, la mayoría de la gente empieza a consumir información sobre el embarazo en cantidades industriales: internet, libros, documentales… de todo. Y entre toda esa información, antes o después, surge la posibilidad de hacerte una sesión de fotos embarazada.  Déjame decirte que es una gran idea.

Esas fotos de embarazo te permitirán recordar este momento de tu vida con todo detalle. Podrás tenerlo en tus manos y rememorarlo cuantas veces te apetezca.

NO ME GUSTA CÓMO SALGO EN LAS FOTOS

Quizá pienses que no eres fotogénica, que no sales bien en las fotos, o simplemente no te guste ponerte delante de una cámara. Es normal, le pasa a mucha gente, pero no debes dejar que eso te condicione.

Durante el embarazo estáis radiantes, desprendéis una belleza especial. Y dar con un fotógrafo (o una fotógrafa) que tenga la experiencia y sensibilidad para plasmar eso en una fotografía te va a garantizar unas fotos de embarazo originales y bonitas. Unas fotos que, con el paso del tiempo, disfrutarás aún más.

Hacer fotos a embarazadas es una de las partes que más disfruto de mi trabajo. Probablemente porque en muchos casos se trata de personas que, en otras circunstancias, no se harían una sesión de fotos, y siempre es agradable que alguien confíe en tu trabajo de esa manera. Y quiero pensar que los resultados que ofrezco están a la altura de esa confianza.

CÓMO ES UNA SESIÓN DE FOTOS DE EMBARAZO

Por lo general, cuando alguien contacta conmigo para contratar una sesión de este tipo, y siempre que sea posible, me gusta concertar una cita en persona. En primer lugar, porque creo que el contacto es menos frío que por teléfono y, personalmente, creo que eso ayuda después, a la hora de ponerse delante de la cámara. Y en segundo lugar, porque creo que de esa forma la comunicación es más fluida. Resulta más fácil que me transmitan lo que buscan y a mí me resulta más fácil encontrar la mejor forma de ayudarles. Normalmente en esa reunión ya queda fijada la fecha y los detalles de la sesión, como por ejemplo si va a ser una sesión de fotos en estudio o en exteriores, qué tipo de fotos vamos a hacer, etc.

EL DÍA DE LA SESIÓN

Llegado el momento, nos vemos en el estudio fotográfico o en el sitio donde hayamos decidido hacer las fotos. En el caso de fotos de embarazo en exteriores, me encanta aprovechar las posibilidades que nos da la estación del año en la que estemos. Los colores del otoño o las flores en primavera pueden darnos escenarios espectaculares.

No suelo poner límite de tiempo ni de cambios de ropa, aunque lo habitual es que la sesión dure un par de horas. Y la verdad es que, como estas fotos se suelen hacer en las últimas semanas de embarazo, no me gusta alargarlas demasiado para no cansar mucho a mi fotografiada.

LA EDICIÓN Y LA ENTREGA DE LAS FOTOS

Unos días después quedamos para enseñarles las fotos, o si no fuera posible vernos, les pasaría un enlace para que puedan verlas y elegir las que más les gusten en función del paquete que hayan elegido. Después de esto ya sólo queda maquetar lo que hubiera que maquetar y mandar a imprimir.

EL FORMATO DE ENTREGA.

Pese a que soy muy fan de todo los que sea tecnología digital, no me gusta entregar los resultados de las sesiones de fotos sólo en descarga digital. Me gusta que el producto que entrego se pueda tocar, que sea algo físico que puedas disfrutar con todos tus sentidos (o, al menos, con la mayoría de ellos). Es decir, siempre entrego un producto físico, ya sea una caja personalizada con un USB, un álbum o cualquier otro formato de los que suelo utilizar.

Ooops...